María Pradas

Desde que tengo uso de razón me ha fascinado el ser humano por ser único y tan complejo. A lo largo de mi vida he tenido la suerte de poder encontrarme con mundos totalmente distintos, con culturas llenas de tradiciones diferentes y, por supuesto, con la variedad de sus gentes. Siempre me ha gustado observar el movimiento de la vida, y todo eso me ha llevado a ser quien soy…

Estudié Psicología y me decanté por las terapias humanistas, me especialicé en Gestalt y, al realizar la formación, me di cuenta de que mi vida dio un giro, descubrí y entendí quién era, y lo más importante, viví en primera persona la libertad, mi libertad sin juicios. Desde entonces he seguido profundizando mis conocimientos en las ramas humanistas (Bioenergética y Psicoanálisis) y poniéndolas en práctica en mis terapias obteniendo así muy buenos resultados.

Por eso me he decidido a poner mi alma en “Marama”, un nuevo proyecto junto a María para compartir mis conocimientos y poder acompañaros en vuestro camino, ayudándoos a abrir puertas invisibles para uno mismo pudiendo así llegar a descubrir nuestro verdadero yo. Un ejercicio que puede llevarnos a desaprender aquello que hemos ido asimilando y aprendiendo de la sociedad y familia a la que pertenecemos.

Un camino que no es fácil pero tampoco imposible, y sí muy gratificante. Se trata de conseguir así el equilibrio y el bienestar entre lo psíquico y lo físico, lo emocional y lo social; pues de eso se compone el ser humano.

La psicoterapia humanista no sólo ayuda al ser humano a superarse a sí mismo desde el crecimiento personal sino que trata la enfermedad como el síntoma del sufrimiento que nos impide ser felices.

 

+info.