María Saiz Rivera

Elegí la profesión de psicología porque, antes de decantarme por ella, ya formaba parte de mi vida. Mi decisión fue absolutamente vocacional. Siempre había tenido una necesidad de observar, entender y explicar a las personas, y las relaciones entre ellas, desde un punto de vista más profundo. Por eso, esta decisión también tuvo mucho que ver con lo que me fueron sugiriendo las personas de mi entorno, los últimos años antes de tomarla. Gracias a ese empujón estoy realizando un trabajo que podría no sentirse como tal. Es lo gratificante de disfrutar de lo que haces.

Soy psicóloga sanitaria con especialidad Clínica y de la salud por la Universidad Complutense de Madrid. Completé mi formación, buscando adquirir nuevos enfoques de intervención, y me especialicé en Terapia Familiar y de Pareja Sistémica. Esta decisión tuvo que ver con mi manera de concebir a las personas y su funcionamiento y con el hecho de tener en cuenta que cada persona forma parte de sistemas más amplios o de grupos, es decir, que no podemos considerar un problema de un individuo aislado de su entorno.

En la elección de esta especialidad también influyó el trabajo con infancia que realicé desde los inicios en mi trayectoria profesional; fui consciente de que la intervención familiar es imprescindible en esta labor, y se fue produciendo desde entonces. Además, en la necesidad de ayudar a todas las personas con sus diferentes problemas, me he especializado en la intervención tanto con población infanto-juvenil como con personas adultas.

Por tanto, realizo mi trabajo manteniendo un enfoque sistémico-relacional, considerando al individuo en su contexto familiar y social, con relación a los demás. Por eso, la intervención con las familias es muy importante a la hora de realizar la terapia.

También mantengo el foco de atención en el plano emocional de cada persona, teniendo muy presentes las vivencias/experiencias y la trayectoria personal  desde los inicios de su vida. Estoy especializada en la técnica de ICV (Integración del Ciclo Vital), en EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares), que permite abordar otro tipo de situaciones traumáticas y desensibilizar ante patrones de funcionamiento que se han quedado obsoletos, y Mindfulness. De esta manera me es posible hacer un abordaje, en más profundidad, de problemas derivados de dificultades en autoestima, vivencias de situaciones traumáticas o dificultades presentes.

En esta última línea, entiendo que la mente humana tiene una capacidad fascinante de sanar y de conectar con sensaciones o vivencias más allá del plano racional. Por eso, también incluyo en mi trayectoria profesional el trabajo a través de técnicas de dramaterapia o de la caja de arena.

Tras años ejerciendo la psicoterapia desde el trabajo con familias, con infancia y con el abordaje de experiencias tempranas de adultos, me doy cuenta de que hay un nexo común entre ellos y soy consciente de que la etapa perinatal es muy importante en la vida del ser humano. Se trata de un área que, desde la psicología, no se encuentra tan atendida como otras y me resulta crucial ofrecerle una dedicación profesional.  Por tanto, decido formarme en salud mental perinatal a través del Instituto de Salud Mental Perinatal, y así poder acompañar en el proceso de maternidad y paternidad a quienes que se encuentran en él y poder aportar esa atención a los bebés desde su edad más temprana.

 

+info.

 

Licenciada en Psicología, especialidad Clínica y de la Salud, por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

Nº de colegiado: M-25394.

Master en Terapia Familiar y de Pareja Sistémica por Itad.

Experto en Psicodiagnóstico Clínico Rorschach.

Experta en Integración del Ciclo Vital (ICV), EMDR y Mindfulness.

Experta en salud mental perinatal por el Instituto de Salud Mental Perinatal.

Acreditada por Conserjería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para el ejercicio, en cualquier Comunidad Autónoma, de actividades sanitarias en unidades asistenciales/consultas de psicología autorizadas, de acuerdo con lo previsto en el apartado 6º de la disposición adicional séptima, de la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública.